Nos preocupamos por usted y los suyos
                    
GARRAPATA, UNA PLAGA TAN COMÚN COMO PELIGROSA

La garrapata es un parásito que sobrevive estando en constante contacto con la piel de los animales y también de los humanos. Se alimenta de sangre y es del tamaño de un grano de frijol. Esta plaga urbana puede causar varias reacciones alérgicas, lesiones en la piel y transmitir enfermedades, además de infestar el medio ambiente. Afectan principalmente a perros y gatos debido a la facilidad y frecuencia con la que se desplazan por la residencia. Así, permitiendo a las hembras depositar sus huevos en los huecos de las paredes, el suelo y en las plantas y hierbas. Las molestias que causa van más allá del molesto picor, la presencia de este parásito puede provocar la pérdida de sangre del animal, situación muy peligrosa para la salud y la vida de la mascota.

fumigacion de garrapatas

Garrapatas

Las hembras ponen sus huevos en los huecos de las paredes, en el suelo y en las plantas y pastos.
La garrapata roja o marrón (Rhipicephalussanguineus), una especie que afecta principalmente a caninos y felinos, suele adherirse a lugares más protegidos del huésped, como las orejas, entre los dedos de las patas, en la ingle y en las axilas del animal, pero puede adherirse a cualquier otra parte del cuerpo. Es responsable de la transmisión, entre otros, de la Babesiosis canina, que destruye los glóbulos rojos causando anemia y problemas de coagulación, y de la Erliquiose canina, que ataca los glóbulos blancos, responsables de la defensa del cuerpo. Con el número de glóbulos blancos bajo, el animal se vuelve más vulnerable a las infecciones y otros problemas de salud.

 

Además de las enfermedades, la presencia de garrapatas nos trae muchas molestias para los animales
Además de la roja, hay otro tipo de garrapata muy conocida, la garrapata estrella (Amblyomma cajennense), que es la transmisora de la fiebre maculosa que afecta tanto a los humanos como a los animales. Sus principales víctimas son los carpinchos y los caballos.

Este artrópodo se reproduce durante todo el año, pero aparece en mayor número con el aumento de la temperatura. Su ciclo de vida dura 21 días y durante este tiempo entra en contacto con la piel del animal en tres fases de su vida. Del huevo eclosionado emerge la larva que utiliza ya se alimenta del animal, al crecer la larva se desplaza a través del huésped al medio ambiente para realizar la primera plántula y así transformarse en ninfa. En ese momento ataca de nuevo al huésped hasta que regresa al ambiente para otra muda, entonces ya regresa en forma de garrapata adulta. En la etapa adulta, la hembra puede poner de 200 a 3000 huevos, iniciando un nuevo ciclo.

Para evitar la proliferación de las garrapatas, es necesario cuidar del animal, pero también, y sobre todo, la limpieza y desinfección del entorno, ya que el foco de la infestación puede estar en huecos, lugares ocultos de la casa, muebles, terrenos baldíos o en plazas cercanas a la casa. Esto significa que sanear a su mascota, pero no cuidar el entorno al que tiene acceso puede resultar en la regresión del problema.

El cuidado de su perro o gato, por supuesto, debe ser realizado por un veterinario que pueda identificar cualquier enfermedad y sepa cómo tratarla. La interceptación en el medio ambiente debe ser realizada por profesionales especializados en el control de plagas o fumigaciones, capaces de realizar la aplicación de los productos carrapaticos de forma segura para los seres humanos, los animales y el medio ambiente.

 

Abrir chat